Canal RSS

Casa tomada

Publicado en

escalerazulCreo que primero fueron unas pintadas, en Carnaval. Después alguien utilizó algún tipo de tizón para dedicarse a enmierdar el poco espacio de pared libre que quedaba bajo mis ventanas.

A los pocos meses, las pintadas avanzaron y llegaron hasta las paredes de la entrada -DENTRO del edificio-. Y, durante todo este verano, he ido recogiendo distintos regalos que me han ido tirando desde la calle -vivo en un bajo-: latas, papeles, chanclas.

Últimamente he tenido la sensación, en fin, de estar viviendo una versión actualizada -menos lovecraftiana pero más pavorosa- de Casa tomada. Lo curioso es que toda esa dinámica -la conocida inercia que producen la toalla abandonada, la ventana rota- es que el lugar de uno termine vindicando, precisamente, su condición de refugio, cualidad que mi apartamento ha parecido recuperar en los últimos tiempos.

Aun así, cuando me fui de vacaciones sabía que mi (eterno) periodo en un barrio que no me gusta y en un piso que consideré provisional tocaba ya a su fin. Por mis cojones.

No contaba, por supuesto, con la inestimable aportación de mis vecinos -que siguen sin apreciar, por ejemplo, las muchas virtudes de un bidón de basura-. A mi vuelta me encontré con la bonita sorpresa de tener que apoquinar 600 euros por obras de filtraciones en la fachada. Nífico. Es lo que tiene, como comentamos, la peculiaridad de la belleza decadente y tal.

Así que, no sólo tiesa, sino en parte impedida para tratar de vender la moto de mi apartamento sabiendo lo que -en efecto- se avecina. A joderme aquí un poco más de tiempo.

En fin, lo sorprendente ha sido asumir la fascinante historia que ha tejido mi subconsciente en torno a dos conceptos básicos:

1. Las reuniones de comunidad son el mal absoluto.

2. Los vecinos son el enemigo.
Sueño.

Y en el sueño, vivo en un bloque de edificios a lo Dakota. La estructura interna, sin embargo, es muy parecida a la de las fincas del sur: viviendas con patio en las que los pasillos son exteriores, a lo corrala. En vez de cuadrada o rectangular, la planta del bloque de mi sueño es redonda. Justo en el centro de la circunferencia, hay una especie de ‘puente’ que une los extremos de las galerías.

Bien. En el sueño, algo o alguien -que habita en el otro extremo del edificio, al otro lado de los ‘puentes’- se está llevando a los niños. Ese algo desconocido, ya se lo digo yo, eran los tradicionales espectros infantiles, ya saben: auténticos ganchos de lo suyo que se dedican a camelar a sus reflejos de sangre caliente. Y, ¿qué hacemos mis oníricos vecinos y yo para solucionarlo? ¿llamar a la Policía, a un exorcista? ¿consultar idealista.com? ¿acudir a una enanita con gafas inenarrables? ¡No! Hacemos una reunión de comunidad. Por supuesto.

Y mientras estamos hablando del sexo de los ángeles vemos que, al otro lado, no sólo se encuentran nuestros niños convenientemente abducidos y acompañados por los demás aparecidos prepúberes -con sus tiernos dientes de anaconda y la piel color de la leche agria-, sino los propios adultos de aquel más allá doméstico que -y esto es lo que más miedo me da- ¡también estaban celebrando una junta de vecinos!

Mierda puta.

No me extraña que estén cabreados: yo también me cabrearía si me encontrara semejante pastel en el otro mundo.

Eran doce, los fantasmas. Como en el cuento de Los doce meses. Como los signos del Zodíaco. Como las horas del reloj -‘Claro, idiota -me replica mi propio subconsciente-. Por eso esta casa tiene planta circular, como la circunferencia de un reloj con su casillas’.
Doce.

Sí.

COMO LOS PISOS DE MI PUÑETERA COMUNIDAD.

»

  1. Pues imagínese las reuniones de la mía. Hay (si no recuerdo mal) ciento cuatro puertecitas, con su gente dentro.

    Reconozco, eso sí, que las reuniones de vecinos masallanenses es un hallazgo.

    Si será Usted gótica.

    Responder
  2. Por cierto, a ver si nos coloca por la boglsfera ese artículo censurado de lque nos hablaba. No he podido leerlo con calma.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: