Canal RSS

El tirano rey sanguijuela

Publicado en

Parece que Adán era un absentista. Sabemos que dejó incompleto -pero mucho- aquel encargo que le dieron de nombrar a las especies con las que se iba topando por el Paraíso. Una tarea, admitamos, digna de Sísifo y de denuncia por mobbing, ya que aún hoy seguimos ocupados con tal labor. Esta semana se publicó el top ten de nuevas especies descubiertas a lo largo de 2010. El resultado no deja de ser inquietante, ya que entre estas se encuentran una sanguijuela dentada -que, para más inri, fue hallada unida a la mucosa nasal de un ser humano y que ha sido bautizada como Tyrannobdella Rex-, una cucaracha saltarina y un par de especies de avispas capaces de esclavizar a las arañas. En fin. Casi parece que alguien quiere enviarnos un mensaje: una nota de corte sardónico escrita con barra de labios, eso sí, en la esquina de un espejo. Pues se supone que eso es lo que más asusta de los monstruos, ¿no? Lo mucho que se nos parecen. No extraña que Adán renunciara al trabajo.

»

  1. Como dijo el biólogo evolucionista inglés J.B.S. Haldane cuando un teólogo le preguntó qué podía inferirse de la personalidad del Creador a la vista de su obra: “The Creator, if He exists, has an inordinate fondness for beetles”

    Responder
  2. Si lo artificial no es mejor que lo natural, ¿qué finalidad hay en todas las artes de la vida? Cavar, arar, construir, vestirse son violaciones directas del mandato de seguir a la Naturaleza.

    Por muy ofensiva que la proposición pueda parecerle a muchas personas religiosas, éstas deberían estar dispuestas a enfrentarse con el hecho innegable de que el orden de la Naturaleza, en la medida en que no está modificado por el hombre, no es lo que un Ser cuyos atributos son la justicia y la benevolencia habría hecho con la intención de que sus criaturas racionales siguieran como ejemplo.

    El hecho es que, junto a la grandeza de estas fuerzas cósmicas, la característica suya que con más intensidad impresiona a quienes no rehúsan apartar los ojos de la evidencia, es su perfecta y absoluta falta de consideración. Las fuerzas de la Naturaleza van derechas a sus fines, sin tener en cuenta qué cosas o qué personas van a aplastar en su camino.

    (John Stuart Mill: La Naturaleza).

    Y ahí vamos.

    Responder
  3. Pobre Adán, no le pidas tanto que para el caso era hombre😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: